ayuno intermitente

Ayuno intermitente, un poderoso aliado para transformar tu vida

Prueba qué efecto tiene en ti y descubre una nueva forma de vivir.

Last updated:

El ayuno intermite no es ningún descubrimiento actual, ha formado parte de todas las religiones y practicas espirituales desde hace cientos de años, sin embargo, hoy en día ha sido retomado por la ciencia, asegurando que su práctica, es un poderoso aliado para transformar tu vida.

No sé si ustedes habrán tenido una mamá como la mía, la cual le aterrorizaba el hecho de que pasáramos horas sin comer, desde pequeña escuche frases como: si eres gordita quiere decir que, “estas llena de vida”, por el contrario, ser delgado era sinónimo de estar enfermo. Creciendo con esta idea, me volví una persona obsesiva con la comida, luchando todos los días por no engordar a pesar de comer como loca, siempre viví preocupada por mi peso.

La mala digestión y la espantosa inflación abdominal, la cual me hacia una persona irritable y poco estable emocionalmente, también eran parte de mi día a día.  Sin saberlo, un día comencé a practicar el Ayuno Intermitente, pues en el lugar a donde vivo actualmente es muy común su práctica, con el tiempo se convirtió en un habito maravilloso, que ha transformado mi vida.

 

Ayuno intermitente

Pero… ¿qué es el ayuno intermitente? 

El ayuno intermitente, no es más que, dejar de comer durante largos periodos de manera voluntaria cualquier alimento sólido, los especialistas recomiendan que no sean más de 14 horas en mujeres y 18 horas en los hombres, durante el ayuno solo puedes ingerir líquidos, tales como: café, té, o infusiones, por supuesto nada de azúcar o cualquier tipo de leche.

 

Ayuno intermitente

 

¿Qué pasa en el organismo cuando ayunamos?

En palabras simples, les diré que, cuando ayunamos le estamos ayudando a nuestro cuerpo a resetearse, entramos en autofagia, es decir, el cuerpo se auto consume, comiéndose desechos, toxinas, bacterias y todo aquello que no necesita. De esta manera, se hace una limpieza profunda, provocando que el cuerpo se regenere por sí solo, aprovechando que no está ocupado en una de las tareas que más energía le roba, la digestión.

¿Cuáles son sus beneficios?

Según los estudios recientes, está demostrado que:

  • Mejora la secreción de insulina, gracias a que durante el ayuno el páncreas se renueva, haciendo que la insulina sea de mejor calidad y así ser más eficaz.
  •  Pérdida de peso y mayor rendimiento físico y mental, durante el ayuno intermitente el cuerpo entra en cetosis, proceso en el cual, el cuerpo al no recibir carbohidratos ni azucares, se alimenta de la grasa acumulada, transformándola en energía de larga duración.

Por otra parte, hoy sabemos que el cerebro se alimenta de grasa, grasas buenas que lo nutren para un mejor desarrollo cognitivo.

  • Acaba con la inflamación, llamada también asesina silenciosa, la inflamación es la causa de múltiples enfermedades, silencia tus emociones, nubla tu cerebro y no te deja pensar con claridad, cuando el cuerpo se resetea, gracias al ayuno intermitente, la inflamación disminuye notablemente.
  • Mejora la calidad del bien dormir, el ayuno tiene un impacto muy positivo en el sistema nervioso central, el cual se encarga de regular funciones vitales tales como: el sueño.

Todos sabemos que dormir profundo es fundamental para el proceso de renovación celular.

 

Ayuno intermitente

 

El ayuno intermitente cambió mi vida

Sí, totalmente, mi percepción hacia la comida cambio, mi peso se estabilizo, la horrible inflamación abdominal desapareció por completo, lo cual me llevo a una mejor estabilidad emocional, y, por consiguiente, ahora sonrió todos los días, mi piel, mi cabello, mi cuerpo, todo en mi se transformó.

No quiero decir que el Ayuno Io hizo todo, porque hubo otros factores que, por supuesto influyeron, seguro muchos de ellos los has escuchado hasta el cansancio, alimentación equilibrada, hacer ejercicio, dormir bien, etc.

Pero en todo este tiempo, observe que hubo dos grandes cambios en mi rutina diaria, los cuales me ayudaron enormemente, para iniciar con el ayuno intermitente, lo cual no es nada fácil.

  • El primero, cambiar mi sistema de creencias, sal un poco de tu círculo, observa otras formas de vida, costumbres e ideologías, así entenderás que no todo lo que nos han enseñado es lo correcto, esto te motivara a experimentar nuevas cosas.
  • El segundo, ser más estricta con los horarios para comer, es decir, trata de desayunar, comer y cenar, siempre a la misma hora, pareciera algo muy simple, pero no te imaginas el impacto tan positivo que esto tiene en nuestro cuerpo y mente. 
  • Llevo 5 años practicando el Ayuno Intermitente, y estoy plenamente convencida que ha sido un poderoso aliado para reeducar mi cuerpo y mi mente, ¿y tú cuándo empezaras a transformar tu vida?

 

 

 

Suscríbete al newsletter