Cómo poner límites a tu bebé

Aprende a conocer a tu bebé para guiarlo con amor y paciencia.

Last updated:

Sin duda, la maternidad está llena de mitos y uno de los favoritos de todos es: tu bebé te manipula, ya te tomó la medida. Y no hay nada más falso que eso, porque, según los expertos, esa habilidad pertenece al pensamiento lógico, el cual se desarrolla en los lóbulos prefrontales del cerebro y cuando un bebé nace, esa parte del cerebro apenas se está empezando a desarrollar, así que es imposible a nivel físico que un bebé manipule.

 

poner límites a tu bebé

 Los bebés no manipulan

Poner límites a tu bebé: Lo que sucede el primer año de vida es que el bebé está luchando por sobrevivir, pasa por muchas etapas de desarrollo y necesita alimento, atención, cuidado, amor y apapacho. Lo recomendable es que le des lo que necesita cuando lo pide, eso va a crear un vínculo sano contigo, una sensación de seguridad en el bebé y el desarrollo adecuado de su psique.

 

poner límites a tu bebé

No te preocupes si te dicen que lo vas a acostumbrar a los brazos, que tienes que ponerle límites, enseñarle cómo son las cosas y un montón de mitos más. Abraza a tu bebé todo el día, todo el tiempo, todo lo que él quiera, porque es lo que necesita.

Poner límites a tu bebé: Está comprobado que el amor, el contacto físico, la mirada de la madre y las caricias, son tan importantes para el desarrollo y crecimiento de un bebé, como el alimento y la higiene.

Poner límites a tu bebé con amor

Después del  primer año, los bebés se vuelven más independientes, comienzan a explorar su entorno, van descubriendo qué les agrada y qué no. Sus emociones empiezan a tomar partido en sus vidas y ahí es cuando la cosa se va complicando.

En esta etapa de los 2 a los 3 años, a veces hasta los 5, es muy importante poner límites. Ellos van a querer algo y al no conseguirlo se van a llenar de enojo y frustración y es ahí cuando comenzamos a ceder ante la explosión emocional, también conocida como berrinche.

No, no te empiezan a manipular, simplemente se enfrentan a emociones que sienten de forma muy intensa, no saben qué es lo que les está pasando y mucho menos qué hacer con eso, sólo sienten demasiado y ya. Por eso es importante que los guíes con amor, pero con firmeza.

Si eres firme con los límites, ellos aprenderán a regular sus emociones y dejarán de pelear por conseguir lo que quieren, pero es un camino largo de amor y paciencia ¡chica! Mucha paciencia.

Revisa que sus necesidades básicas estén cubiertas

Antes de engancharte en que tu bebé está haciendo un berrinche terrible, revisa que no tenga hambre, sueño o pañal mojado. Si tiene alguna de estas tres cosas, es probable que el berrinche sea porque necesita cubrir una necesidad básica. 

Típico que estás en el super y tu bebé se tira al piso a gritar y llorar; es porque a lo mejor tiene mucho sueño. Si puedes identificar de dónde viene la conducta, será más fácil para tí sobrellevar el momento y actuar para solucionar la situación lo más rápido posible.

 

poner límites a tu bebé

También es importante que revises si le duele algo o tiene fiebre. Cuando mi niña se siente mal, se pone muy irritable, todo le molesta, de todo llora y solo quiere estar pegada a mí. La primera vez que me pasó yo pensaba que eran berrinches, hasta que vomitó.

Revisa sus necesidades emocionales

Si ya viste que no tiene hambre, ni sueño, su pañal está seco y no le duele nada, entonces checa qué hay detrás de la acción. Los bebés no saben expresar sus emociones y menos nombrarlas, lo que hacen es buscar la forma de canalizarlas y no siempre lo hacen de la mejor manera.

El contacto con mamá, papá o el cuidador primario, también es una necesidad básica. Los niños necesitan recargar su pila emocional, por eso a veces están muy entretenidos jugando y luego van y nos abrazan. Si tu bebé hace eso, házle caso, abrázalo y él solito irá a jugar de nuevo, de lo contrario buscará la forma de llamar tu atención, pegando, aventando cosas, gritando, etc. 

Nombra las emociones, acompaña y da opciones

Si ya viste que el berrinche que está haciendo no es por una necesidad básica, sino porque quiere algo que no le puedes dar, ayúdalo a identificar lo que está sintiendo. Mientras esté en llanto inconsolable será casi imposible que logres que su cerebro racional te haga caso, así que con amor y paciencia espera a que se calme un poco y entonces ya puedes ayudarlo.

Ponte a su nivel y describe lo que está pasando: estás llorando y pataleando en el piso.

Nombra la emoción: Te sientes frustrado porque no fuimos a los juegos.

Acompaña, en silencio, tu bebé necesita calma y ésa se la tienes que dar tú, no te presiones porque todo el mundo te ve feo, que te super valga, tú tranqui, para que este episodio pase pronto.

 

poner límites a tu bebé

Ya que ves que la fiera se está calmando, dale una opción: no podemos ir a los juegos ahorita, lo haremos después de comer, pero podemos jugar aquí en la mesa haciendo avioncitos con las servilletas.

Verás como poco a poco se irá calmando y regresará a sí mismo. Me ha pasado con mi bebé, cuando está en medio de un berrinche y le digo que está enojada o frustrada, hace una cara de sorpresa, como que le cae un veinte. El simple hecho de saber qué les está pasando, les da tranquilidad y es un gran paso para terminar con la escena.

Poner límites y rutinas a tu bebé

Marca bien las rutinas del día a día desde ¡ya! Te ayudará muchísimo a evitarte dolores de cabeza. Por una parte las rutinas le dan seguridad al bebé, saber que después de comer, sigue jugar, cambio de pañal, baño, cuento, siesta… Hacen que se sienta tranquilo porque ya sabe lo que va a pasar.

 

poner límites a tu bebé

Por otro lado, al crear estas rutinas tu bebé se va a ir acostumbrando a hacer las cosas y dejará de rechazar los momentos que no le agradan tanto, como el baño o lavarse los dientes. Quizás al principio sea difícil marcar la rutina, pero cuando crezca ya lo hará de forma automática y tú serás muy feliz.

Las rutinas sirven para marcar límites: antes de comer se lavan las manos, en la noche no se juega, se duerme, etc. También nos ayudan a estructurarlos y no porque queramos hacer soldados, sino que le da organización a su cerebro y eso les ayuda mucho en su desarrollo.

Poner límites a tu bebé con canciones y juegos

Una forma muy fácil de lograr que tu bebé te haga caso es cantando: la canción del cambio del pañal, la canción de ponerse la ropa, la canción del baño, etc. No necesitas ser una compositora y sacar tu ukulele, sólo describe lo que van a hacer o lo que estás haciendo pero cantando y verás cómo tu bebé comienza a cooperar.

Otro truco maravilloso es hacer juegos. Por ejemplo, no había manera de que mi bebé dejara que le lavara los dientes. Entonces jugamos a que ella me los lava a mí y ¡tarán! ¡Ahora es su juego favorito!

 

Espero que te hayan servido estos consejos para ponerle límites a tu bebé. También te recomiendo que sigas en instagram las cuentas de @mama.con.ciencia @mamaminimalista @mindfulmamas.mx quién además da unos tips maravillosos de mindfulness para bebés. Recuerda que la información ¡es poder!

Suscríbete al newsletter